ALTURA : informaciones – prevención - consejos

Durante su estadía, tal vez pasará algunas horas o algunos días en altura (arriba de 2.500 metros).
Estas informaciones le interesan.

ORIGEN DEL MAL AGUDO DE LAS MONTAÑAS (MAM, o mal de altura)

En altura, la presión atmosférica disminuye : hay menos oxígeno disponible para el organismo.
La cantidad de oxígeno disponible a 3000 metros corresponde a dos tercios de aquella disponible al nivel del mar.
A 5000 metros, esta es inferior de la mitad.

El organismo reacciona a esta falta de oxígeno (o hipoxia) de dos maneras.

reacción inmediata
Aceleración de la frecuencia cardíaca y de la frecuencia de ventilación, con el fin de captar más oxígeno en el aire y transportarlo rápidamente a los órganos.
Esta reacción es costosa para el organismo en el plano energético, ya que hace trabajar más a los músculos respiratorios y al corazón.

reacción progresiva
La reacción inmediata está reemplazada o completada por un mecanismo más económico : el aumento del número de transportadores de oxígeno, es decir los glóbulos rojos.
Es una fabricación larga, hay que pasar por lo menos una semana en altura para ver aumentar su número.
La frecuencia de ventilación y el ritmo cardíaco entonces podrán disminuir, sin embargo sin volver a los valores de base.

¿QUIEN ES AFECTADO ?

Se considera que el mal de altura (o "sorojche" en los Andes) afecta aproximadamente

  • 15 % de gente a partir de 2500 metros
  • 60 % de gente a partir de 4000 metros
  • a todos en alturas altas (más de 5000 metros)

Como en el mal de mar, puede concernir a cualquiera.
La edad y el sexo no son factores de riesgo.

¿CUALES SON LOS SINTOMAS ?

La reacción a la altura es propia de cada individuo.
La mayoría del tiempo, el MAM es benigno y se traduce por diferentes trastornos que advienen separadamente o asociados a otros, desde la primera hora de su estadía en altura

  • dolor de cabeza
  • sensación de cansancio y somnolencia
  • falta de aliento
  • trastornos del sueño
  • vértigos y trastornos del equilibrio
  • perdida del apetito y trastornos digestivos
  • nauseas
  • irritabilidad
  • disminución del volumen de las orinas

Estos síntomas, frecuentes y normales, desaparecen generalmente solos (o por lo menos disminuyen considerablemente) después de estar algunas horas en altura y recurriendo al uso de analgésicos (aspirina o paracetamol).

En algunos casos, es posible ver aparecer complicaciones graves : edema pulmonar (tos, escupiduras, labios azules, insuficiencia respiratoria) o edema cerebral (dolor de cabeza no aliviado por la aspirina, vómitos, trastornos de la vista, a veces trastornos psiquiátricos).

Entonces se trata de una forma extrema del MAM, y hay que reaccionar inmediatamente

  • haciendo descender a la persona que sufre a la altura más baja posible inmediatamente
  • consultando imperativamente a un médico especializado

Conocemos un caso de crisis severa todos cada dos años aproximadamente (advienen generalmente de los primeros días en altura).
Nuestros equipos de guías y acompañantes están formados para diagnosticar los edemas cuando advienen, y a reaccionar de la manera más apropiada.

ANTES DE LA SALIDA

Entrenarse físicamente antes de una estadía en altura no protege del mal de altura, pero es evidentemente deseable : practicar bicicleta, natación o marcha (si se puede en altura) constituirá una buena preparación.

Consultar a su médico de cabecera para que detecte eventuales carencias o afecciones.
Eventualmente consultar un centro especializado en medicina de montaña.

Para una estadía incluyendo actividades deportivas (trekking, andinismo ...) más allá de 3000 metros, le pediremos que llene un cuestionario de salud (descargar abajo) : según las respuestas que usted nos dará, le pediremos que presente un certificado expedido por un médico, declarándolo apto a las prácticas deportivas en altura.

EN EL LUGAR, ACLIMATACION INDISPENSABLE

Para atenuar los efectos del MAM, y limitar los riesgos de agravación, hay que respetar dos reglas de oro.

empezar despacio
Una semana en altitud es generalmente suficiente para una buena aclimatación.
Velamos particularmente en que nuestros programas empiecen suavemente : en los primeros días, organizamos actividades o excursiones poco agotadoras, a proximidad de los centros de salud en caso de necesidad, y con varios momentos para el descanso.

subir progresivamente
Se aconseja, más allá de 3500 metros, no subir más de 700 metros de una noche para la otra.
Por ejemplo, saliendo de 3500 metros, podremos subir tranquilamente un paso a 4500 metros (+1000 m) a condición de dormir más bajo, por ejemplo a 4000 metros, la diferencia de altura de ese campamiento con respecto al precedente es solamente de 500 metros.
Todos nuestros programas de trekking y andinismo han sido concebidos para respetar esta progresión.

ALGUNOS CONSEJOS PARA LA ESTADIA

en los primeros días

  • particularmente las primeras 24 horas, esforzarse para economizar sus fuerzas, caminar lentamente y tener una buena ventilación
  • no hacer esfuerzos físicos inútiles o inconsiderados "para probarse", aunque se sienta en perfecta condición física (eso puede favorecer la aparición del MAM)

durante un trekking o una ascensión

  • evitar los esfuerzos violentos (pasos grandes, saltar, correr...)
  • para dormir bien, una vez llegado al campamento, suba de 200 a 300 metros sin mochila y quédese una hora y luego baje al campamiento
  • en caso de dolor (excepto los dolores de cabeza aliviados con la toma de una aspirina), hay que dejar de subir y descansar
  • si los signos persisten, entonces hay que bajar 300 a 400 metros, y no volver a tomar la progresión hasta el día siguiente si los signos desaparecen ; en el caso contrario, hay que renunciar a seguir con el trekking o la ascensión

hidratarse todo el tiempo
Para evitar la deshidratación (favorecida por la combinación altura + sol + esfuerzo) es primordial tomar mucho liquido (3 a 4 litros por día). Será la ocasión para apreciar el "maté de coca" (infusión de hojas de coca, bebida típica de los Andes), energético y con fama de ser excelente para atenuar los efectos de la altura.

Durante las excursiones o ascensiones, hay que pensar en tomar agua mineral o en purificar el agua de los arroyos, de otra manera podrán tener otros problemas, especialmente gástricos.

alimentarse bien
Durante la estadía y, particularmente durante un trekking o una ascensión

  • comer equilibrado (los vegetarianos pueden tener carencias en hierro, lo que frena la producción de glóbulos rojos)
  • tomar un desayuno abundante y completo
  • abastecerse regularmente (barras de cereal, frutas secas, dulces)

Para su primera comida en altura, les aconsejamos comer ligero y no tomar bebidas alcohólicas.

¿qué medicamentos ?
Si usted sigue un tratamiento, pida consejo a su médico de cabecera, el sabrá decirle si hay contra indicaciones a su toma en altitud, precauciones que hay que tomar, síntomas a los cuales hay que estar atentos de su aparición ...

En el caso de dolor de cabeza, privilegiar la aspirina (que fluidifica la sangre) al paracetamol.

No tomar somníferos, que favorecen las pausas respiratorias durante el sueño, lo que agrava la hipoxia (falta de oxígeno).

la cuestión del Diamox ®
El Diamox (acetazolamida) actúa aumentando la respuesta de ventilación a la falta de oxígeno.
Nosotros desaconsejamos tomar preventivamente, es mejor privilegiar una aclimatación natural por una subida progresiva en altura.

Hay que notar que

  • el Diamox puede provocar efectos indeseables (perturbación del metabolismo)
  • el Diamox es un diurético que puede generar una deshidratación
  • administrado preventivamente vuelve difícil la detección de un problema ligado a la altura

Sin embargo puede ser útil traerlo, y nosotros recomendamos su toma

  • en caso de mala aclimatación a la altura, particularmente si persisten los dolores de cabeza a pesar de los analgésicos
  • en caso de ascensión demasiado rápida
  • para el tratamiento de edemas periféricos (hinchazón de la cara, las manos, los tobillos, importantes al levantarse y disminuyendo durante el día) sin otro signo del MAM

no rechazar el diagnóstico
Si sufrimos en altura, es el MAM ¡hasta prueba de lo contrario ! No decir que nos duele la cabeza porque caminamos bajo el sol y sin sombrero, o que vomitamos porque los huevos de la víspera no estaban frescos…

El diagnóstico puede ser ofensivo para un deportista bien entrenado, o frustrante porque implica poner fin a un trekking o a una ascensión.

Pero rechazarlo puede llevar a un desastre.

Es indispensable ser sincero consigo mismo y con los guías y acompañantes que dirigen el trekking / la ascensión.
Tienen una gran experiencia en el terreno, y estarán a la medida de dispensar consejos prudentes y prodigar primeros auxilios si es necesario.
Les pertenece tomar la decisión de dejar o no a un participante seguir con el trekking o la ascensión.

CONTRA INDICACIONES

La estadía en altura, y particularmente la práctica de actividades deportivas (trekking, andinismo...) está enfáticamente contra indicada para las personas padeciendo

  • de insuficiencia vascular
  • de insuficiencia respiratoria crónica
  • de epilepsia
  • de enfermedades que necesiten inyecciones repetidas (por ej. la diabetes insulina - dependiente)
  • de enfermedades cardíacas no estabilizadas
  • de algunas enfermedades sanguíneas

De la misma manera esta contra indicado para las personas que se hayan sometido a una intervención de neurocirugía, o para las personas que hayan padecido, en una estadía precedente en altura, de un edema cerebral o pulmonar.

La estadía en altura se desaconseja igualmente a las mujeres embarazadas y a los niños con menos de 18 meses.